El Otoño lo voy a pasar en Canadá

Sé que somos los últimos de España en enterarnos que el Otoño ha llegado pero ya va haciendo ese “fresquete” que nos hace llevar algo más que la manga larga de camisa. El Otoño a mi siempre me recuerda a la ropa de camilla, a la estufa, la sopa, las series y las castañas. El Otoño es la época del año que nos mete en casa después de una larga temporada desde la primavera pasando tardes y noches disfrutando del ambiente y la temperatura de la calle. He de reconocer que soy anti invierno y anti frío total, pero esta estación tiene mucho encanto por dejarme disfrutar más de mi casa.

¿Y a que viene todo este rollo? Pues viene a que esta preciosa casa que os traigo desde Canadá me recuerda a Otoño. Será que la luz de las fotos no es muy intensa, más bien de un nublado día de Otoño. Puede ser que no hay ni un toque de color vivo en toda la casa. Puede ser la cantidad de variedades de marrones que podemos ver en todas las estancias, con la piel y la madera como protagonista. Marrón… qué color tan Otoño. Qué casa tan Otoño.

 

apartamento en canadá

Lo que si os puedo decir es que pasaría muy gustosamente el Otoño disfrutando de mi familia en esta casa. Me encantan las casas que desprenden naturalidad y esta casa la rebosa. Parece mentira pero los materiales naturales como la piel o la madera, son elegidos por su diseño o calidad pero no llegamos a ser conscientes de la fragancia natural que dejan en los ambientes decorados con ellos.

Los dos sofás de la sala de estar son modelos super antiguos y clásicos pero con un diseño tan bueno que parece que los años no pasan para ellos, no quedan para nada anticuados. Y menos con esa tapicería de piel. Si encima los acompañamos de unos buenos cojines estampados que den vida a la estancia y una mesa y lámparas de diseño el conjunto total es maravilloso.

Después la casa no para de tener detalles para que nos enamoremos un poco más de ella: el especiero a modo de estante con cuadros de fotos, el techo de madera de la lavandería, los pequeños maceteros que adornan todos los rincones (nada como un toque sutil en decoración), la decoración de las paredes del cuarto del pequeño de la casa, el juego de la lámpara del salón con la del cuarto del bebé, no les hace falta vestidor, con un visillo de gasa les sobra y por último la manera tan buena que tienen de aprovechar la luz todas las paredes pintadas de blanco, el color lo da todo lo demás. ¿No está decorado a la perfección? ¿Está todo estudiado? Yo creo que no, yo creo que es una decoración muy cuidada de unos huésped con mucho gusto y que saben muy bien cubrir las carencias de su casa. ¿Habéis visto algún defecto? ¿Echáis en falta algo? Si queréis vamos comentando en los comentarios del post…

 

apartamento en canadá

apartamento en canadá

apartamento en canadá

apartamento en canadá

apartamento en canadá
apartamento en canadá
apartamento en canadá

apartamento en canadá

apartamento en canadá
apartamento en canadá

apartamento en canadá

apartamento en canadá
apartamento en canadá

apartamento en canadá
apartamento en canadá

apartamento en canadá
apartamento en canadá

apartamento en canadá

apartamento en canadá

apartamento en canadá
apartamento en canadá

apartamento en canadá

Si los huéspedes de esta casa me dejaran tocar algo de la decoración de la casa lo único que metería es algún color vivo en las cortinas, sillas o algún cojín. Por lo demás no me puede parecer más perfecta.

Espero que os haya gustado el post de hoy. Nosotros volveremos mañana con más y además tenemos muchas noticias que contaros. Trabajos, proyectos y DIY que pronto lo podremos compartir con todos ustedes por estos lares. Que pasen un gran día. Un saludo.

PD: los especieros de IKEA son una maravilla. ¡¡Cuantas cosas se pueden hacer con ellos!!

Fuente: The Every Girl
Sin comentarios

Deja un comentario