Colorida casa familiar en Brasil

A la hora de elegir tejidos para la tapicería o para la confección de cortinas siempre aconsejo a mis clientes que no tengan miedo a la hora de meter un toque de color. La mayoría de ellos tienen miedo a cansarse a lo largo del tiempo y mi consejo es siempre darle ese toque de color porque si no va a parecer la casa muy aburrida y hoy os enseñamos el claro ejemplo de lo divertida que puede resultar la decoración de una casa si somos capaces de coordinar y decorar una casa entera con muchos colores diferentes. Sin miedos, atrevida y con mucho gusto. 

Lo que más me gustó de este precioso apartamento familiar son los muebles de época que decoran a la perfección con los nuevos, como el mueble de la entrada de la casa, el baúl con ruedas o los sofás de la casa. Todos son de época pero están restaurados y disfrutan de una nueva vida. También llama la atención que a los huéspedes de esta casa les encantan los conjuntos de fotografías en las paredes. Tienen varios: en la sala de estar, en el comedor, el dormitorio principal y la habitación del pequeño de la casa. No es de extrañar que hayan usado tanto los conjuntos, es que es muy difícil hacer que quede mal.

Pero por supuesto, lo que más llama la atención es el buen trato del color en toda la casa. Empezamos por la puerta principal de un color verde pistacho, sillas turquesa, la cocina de color esmeralda, sofás en piel oscura combinado con tapicería en blanco roto, las paredes aparecen combinadas en blanco, verde y la textura de piedra y además el suelo es de madera oscura. Todo colores antagónicos y muy diferentes que sin embargo están completamente conjuntados en toda la casa. 

Además los dueños de la casa son grandes amigos de los tapiceros. Como dije antes los sofás de la casa son todos retapizados, unos en piel y otros con una tapicería en blanco roto. También podemos ver que un sofá de madera vista, que parece ser de los que antiguamente llevan rejilla, a sido transformado a un sofá completamente tapizado y las sillas están tapizadas en varios colores. Tanto los sofás como las camas están repletas de cojines decorativos, las pantallas de las lámparas son todas hechas con telas y pergamino y en la habitación de juegos del pequeño, aparece un precioso futón japonés que tanto tememos los tapiceros por lo que pesan. ¿No creen que el tapicero de esta familia está muy contento? Aquí hay trabajo eh…

Quien fuera niño de nuevo y tener una habitación como ésta en la que poder pasar las horas y las horas jugando con todos los juguetes de las cestas por el suelo… Aquí no falta la diversión en ningún rincón de la casa.

Espero que os haya gustado esta casa familiar tanto como a mi. Me llevo en el tintero un montón de maneras de decorar con colores diferentes de manera exitosa. ¿Quieres que te ayudemos a decorar tu casa? No olvides pasarte por nuestro Instagram, donde cada semana publicamos tips deco o reserva una consulta gratuita aquí y conseguiremos juntos la decoración que sueñas.

Fuente: Historias de Casa

Sin comentarios

Deja un comentario