Tapiza tu cabecero, no lo dudes

Seguro que a ti también te llegó el momento en el que tenías que elegir cabecero y no sabías por dónde empezar. Y es normal. El cabecero es, sin duda, uno de los elementos protagonistas de nuestra habitación y por lo tanto tenemos que elegirlo con mimo. Para empezar con buen pie ya te he quitado un montón de opciones: tiene que ser un cabecero tapizado. Existen cabeceros muy bonitos hechos de forja, cabeceros hechos de madera labrada, montones de ideas para hacer un cabecero DIY, pero hoy vengo dispuesto a reducir todas esas opciones que tienes en la cabeza. Bajo mi punto de vista, cada tipo de cabecero tiene su estilo, su sitio, nada es absoluto en la decoración pero elegir un cabecero tapizado va a ser una de las opciones más acertadas que harás decorando tu habitación y en este post te voy a contar por qué.

cabecero tapizado

¿Qué ventajas tiene un cabecero tapizado sobre los demás?

Como todos los muebles tapizados, el cabecero tapizado viste la decoración de tu habitación. Un cabecero así lo puedes encargar a un tapicero cuando te compres tu casa y si lo cuidas y lo tapizas cada cierto tiempo, el cabecero será el mismo toda la vida. Puedes cambiar su tapicería, cambiarlo de forma si es posible o incluso de terminación. Un cabecero tapizado va a mutar y madurar con el resto de la decoración de tu habitación hasta que quieras y eso no lo puedes hacer con el resto. Un cabecero de forja puede acompañarte un tiempo, pero cuando te canses lo tienes que tirar, puedes hacer poco con él. Ni con él ni con ningún otro que se te ocurra. Por eso, la mejor opción es hacer un cabecero tapizado.

cabecero tapizado

¿Qué tipo de tejido uso?

Si has comprado un cabecero tapizado con polipiel o skay debes de saber que te has equivocado. Nunca más. Estos tejidos son baratos respecto al precio del resto de tipo de tejidos pero tienen un envejecimiento muy malo. Los tejidos como las chenillas, cretonas, terciopelos, jacquards o microfibras resistirán mejor el paso de los años. Se van a ensuciar, se van a desgastar del uso e incluso puedes llegar a resquebrajar fibras, pero siempre tendrán un mejor envejecimiento que las polipieles.

La polipiel es plástico y este material con el paso del tiempo se va endureciendo y secando y cuando esto ocurre, empieza a cuartearse. Después de cuartearse comenzará a despellejar y tendrás la almohada siempre llena de mijitas del cabecero. ¿Solución? Tapizarlo de nuevo. ¿Diferencia? Un tejido como los que mencioné antes puede durar entre 10 – 15 años sin ser cambiado y una polipiel comenzará a presentar síntomas de envejecimiento a los 5 años.

cabecero tapizado

¿Lisos o estampados?

Siempre va a depender de cómo sea el conjunto de la decoración que completa la habitación. Los tejidos estampados tienen el inconveniente de que pueden cansar más y a lo largo del tiempo nos dificultan más para completar el resto de la decoración, como la ropa de la cama o las cortinas. Sin embargo, los estampados atrevidos son ideales para decoraciones monocromáticas o demasiado blancas, ya que les da una chispa que cambie por completo toda la decoración.

Sin embargo a la hora de decorar una habitación principal yo siempre me decanto por colores lisos, ya que éstos nos dan muchas posibilidades para el resto de la decoración de la habitación. Como te dije al principio, el cabecero va a convivir con nosotros casi toda nuestra vida y lo vamos a tapizar varias veces, pero entre un tapizado y otro, el color y el tejido que elijamos nos tiene que ayudar a decorar el resto de la habitación. Por eso, siempre son una buena elección los colores lisos y neutros: topo, celeste, beige, crema, turquesa, gris o blanco. ¿Quiero decir con esto que no podemos tapizar con colores más vivos? Para nada. Al igual que los tejidos estampados, los cabeceros tapizados con colores vivos son un complemento ideal para habitaciones con poco color pero debes estar preparado para que ese color gobierne tu habitación por un largo periodo de tiempo.

cabecero tapizado

cabecero tapizado

cabecero tapizado

¿Qué tamaño debe tener mi cabecero?

Esto es mucho más sencillo de lo que parece. El cabecero debe medir de ancho 10 centímetros más que lo que mide el colchón de la cama: de una cama de 90 cm el cabecero debe medir 100 cm. ¿Ves que fácil?

Lo que quizás sea más complicado es elegir el alto del cabecero. Lo normal es que el cabecero sea de 100 cm de alto. Tenemos que tener en cuenta que el 90% de los cabecero tapizados que se hacen hoy en día son colgados de la pared y nosotros podemos elegir la altura que más nos guste, por lo que el metro de alto del cabecero nos da un margen suficiente para que nos quede bonito. Sin embargo, una medida más estándar y que nos puede dar mayores y mejores posibilidades para tener un buen cabecero tapizado es hacerlo de 1,20 metros de alto. Nos permite jugar más con la altura del cabecero a lo largo de los años y mejor siempre poder bajar el cabecero porque nos quede alto que no poder subirlo más porque se ve la parte baja del cabecero.

cabecero tapizado

¿Qué forma elijo para mi cabecero?

Ésta es otra de las ventajas que tiene el cabecero tapizado: podemos elegir la forma que queramos. La forma más sencilla es la rectangular con las esquinas redondeadas y ahora se lleva mucho. También son ahora mismo una tendencia el uso de clavos bronceados para hacerle un borde o una doble banda a todo alrededor. Éstos son mis preferidos, quedan muy elegantes. En las siguientes fotos puedes ver algunas de las formas

cabecero tapizado

cabecero tapizado

cabecero tapizado

 

¿Con o sin capitoné?

El capitoné es, casi con toda seguridad, el acabado de tapicería más famoso y elegante que conocemos. Antiguamente se usaba el capitoné para todos los respaldos de los sillones, sofás o sillas tapizadas por lo que también se extendió su uso en la terminación de los cabeceros. El cabecero tapizado en capitoné va a marcar las diferencias en cualquier habitación pero sin embargo hay que tener en cuenta todo lo que hemos hablado anteriormente. El cabecero va a ser tapizado varias veces a lo largo de nuestras vidas y tapizarlo en capitoné es más caro que tapizarlo de manera sencilla. Puedes tapizarlo con tejidos estampados pero no te lo recomiendo, a golpe de vista no se va a notar que el cabecero está tapizado en capitoné y por supuesto, olvida el estampado geométrico. Por último, el capitoné es más sucio que otro tipo de tapizado, ya que la suciedad acumulada en las hendiduras de los botones no es tan fácil de quitar.

Si te gusta el cabecero con capitoné pero no quieres demasiadas complicaciones, te recomiendo que lo hagas con botones apuntados. Esto quiere decir, con botones que son colocados en la disposición que desees, pero que el tapicero sólo tendrá que apretar por atrás marcando la tapicería pero sin tener que realizar los pliegues ni las hendiduras que necesita el capitoné. Mira los ejemplos:

cabecero tapizado

cabecero tapizado

cabecero tapizado

 

¿Te he convencido? ¿Has pensado ya la tapicería para tu próximo cabecero? Si no te he llegado a convencer sólo espero haberte ayudado a la elección de tu cabecero, pero ya sabes, si tienes alguna duda no dudes en escribir un comentario que nosotros te ayudamos en todas las dudas que tengas. ¡¡Que tengas un gran Jueves!!!

PD: ¿qué os parece un cabecero mostaza? 

Fuente: todas las imágenes han sido tomadas de distintos tableros de Pinterest. 
No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR